lunes, 16 de febrero de 2009

Verguenza ajena

La ministra, una de las pocas que se encarga de marcar sus diferencias con el Gobierno, le abre la puerta de su casa a Critica para que la entrevisten. ¿Para qué? Para que después le saquen esta nota completamente fuera de tono, con la mera intención de sembrar malestar y dejarla parada como una ridícula. Casi tanto como la foto que le pusieron. Horrenda. El objetivo de una entrevista es reflejar el pensamiento del entrevistado, incluso dejarlo en evidencia con sus propios dichos... Pero no agredirlo de esta forma para que cobre más importancia el que interroga que el que responde. Yo ahora me pregunto, Sr. Lanata, quién habrá editado ese reportaje. ¿Me pregunto?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que Ocaña debería dejar un poco la ingenuidad de lado y saber que ni los de Crítica, ni los de La Nación, ni los de Clarín, ni los de Perfil, ni nadie le va a hacer un favor cuando ella les da un reportaje. O está mal asesorada o es medio ingenua... (por no faltarle el respeto a una ministra)

Con respecto a Crítica... qué podemos esperar de un director de diario que hace teatro de revista?

tute cabrero dijo...

Además la respuesta fue: "Es un buen hombre equivocado"
¡Que rastreros son!!

mrs miga dijo...

...y en la propaganda las minas hacen un gesto con la mano,para abajo,viste?

en la próxima propaganda,van a estar las minas en el water,las van a filmar constipadas y sufrientes por no tomar activia, y evacuando felices si lo toman.


el esudiar minuciosamente lo que está atrás de las propaganadas es un ciencia.son tan dañinas omo algunos medios.