domingo, 18 de noviembre de 2007

Público objetivo y público... inexistente



Caminaban las señoras con sus remeras de "triki triki bang bang" y cajas de cartón llenas de preservativos. Los repartían en la tarde del domingo por el Parque Lezama, como complemento supongo de la cumbianchita esa tan simpática que nos pide cuidarnos del HIV.
Así que allá iban ellas, promotoras de salud, repartiendo los paquetitos, muy contentas.
"Tome señora", le daban a las viejas de los puestos corte feria americana del PL. "Para los nietos, los bisnietos... tome, tome, no sé, fíjese" (!).
Claro, pobre señora. Nadie le explicó lo que significa "bang bang".
¡¡¡Señora!!! bang bang no quiere decir estar a punto de morirse. A la gente que tiene posibilidad de usarlos se los tiene que dar, a ver si nos ponemos de acuerdo.

Al final, esta campaña onomatopeyística confundió a todo el mundo viejo.


3 comentarios:

Intoxicada 2 dijo...

qué locura eso de tener un sorongo enorme en el medio de la ciudad...

Intoxicada 2 dijo...

Hoy fui a comprar forros y leche. Y no me alcanzó la plata. Dejé los forros... Se ve que al kiosquero le dio pena y me los regaló. "Sin triki triki...", me dijo moviendo la cabeza como haciendóse el teenager y esperando que complete la frase. "No hay bang bang", respondí con mucha verguenza. Fue casi casi como si le estuviera dedicando, de antemano, el acto mismo. O los tres que venían garantizados con el paquete :)

mayra dijo...

jajaja pobre tu kiosquero... sin dudas habrá imaginado muchas cosas...